dijous, 17 de febrer de 2011

Los dados estaban trucados desde el principio.


En el silencio de mi soledad oigo el eco de tu voz.

He recorrido todos los estrechos y largos pasillos de mi mente, abriendo y cerrando todas las puertas forjadas con llave de todos mis recuerdos. Luego, después de estarme un buen rato mirándolos, hurgando dentro de todas las habitaciones, llenas de momentos y personas, he bajado directa por unas escaleras, que casi parecía una rampa, cayéndome y rebotando encima de mi diminuto corazón.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada